Web y desarrollo

Ya sé que este blog es joven, pero se muda de wordpress, se va con unas intenciones no muy precisas a Web y Desarrollo en Blogger, y allí seguirá su andadura siempre irregular.

Anuncios

Descubro hoy el blog de Churba y Portillo, que esta mañana publicaba un interesante artículo: ¿Cuánto nos cuesta Internet Explorer?. En este artículo se hace una interesante estimación (no numérica) de la cantidad de tiempo y por lo tanto de dinero que un desarrollador web debe invertir en que sus trabajos, aún siendo realizados con todo el cuidado para cumplir los estándares, sean visibles en Internet Explorer, hasta ahora el navegador más popular de la red con mucha diferencia (acumula casi el 70% del mercado).

Esta popularidad es consecuencia de su distribución con Windows, en ningún caso se debe a una mayor sencillez, velocidad o seguridad con respecto a otros navegadores. Por fortuna, esto se está haciendo notar. Llevamos mucho tiempo predicando el uso de otro tipo de navegadores (principalmente Firefox) y yo personalmente, a los usuarios profanos y con pocas ganas de aprender el uso sencillo de Firefox, les recomiendo usar Chrome. Poco a poco el usuario de a pie descubre las ventajas de otros navegadores, y hoy 20minutos publicaba la noticia de que Internet Explorer ha perdido un 7% de usuarios, aunque sigue siendo usado por un 67% del mercado.

Eso significa que aproximadamente dos de cada tres persona utilizan Internet Explorer. Si tú eres una de esas personas, deja un comentario aquí explicando por qué no usas otro navegador.

Leo en el país que Microsoft recomienda que los afectados por el virus Conficker reinstalen Windows. Parece ser que el no instalar la actualización crítica de octubre de 2008, con la que se corregía un grave agujero de seguridad de Internet Explorer ha propagado el virus. Para los usuarios deWindows, estos son mis consejos preventivos:

Actualizar Windows.

Usar Firefox.

Si ya has sido infectado por el virus y tienes que reinstalar:

Olvida Windows.

Instala Ubuntu.

Usa Firefox.

Cabe la posibilidad de que estés pensando que Ubuntu es para usuarios avanzados. En ese caso tampoco dominarás mucho Windows, así que igualmente instala Ubuntu :).

He visto esta imagen patrocinada por Javier Matíes y he pensado ponerla por aquí.
Pues eso, Felices Fiestas on TwitPic

Como ya posteé el otro día, ahora estoy trabajando con Ubuntu, y en este cambio arrastré a una amiga que, a estas horas del medio día, debe estar durmiendo porque supongo que pasó la noche pasada peleando con los drivers de su módem 3G.

Éste será el primero de una serie de post que quizás no os sirvan de nada a quienes pasáis por aquí de vez en cuando, pero creo que es necesario que quede por aquí anotado qué es lo primero que hay que hacer en Ubuntu, aunque haya documentación de sobra en Internet (y la citaré), porque me viene bien tenerlo a mano para futuras ocasiones y para que algún colega que empieza como yo haga las cosas como yo (de mal).

De modo que, en resúmen, una vez instalado Ubuntu (en mi caso Intrepid Ibex), vamos a crear la contraseña del usuario root. Abrimos la terminal y tecleamos:

sudo passwd root

A continuación se nos pide (dos veces) la nueva contraseña del root.

A partir de ahora, cuando queramos ejecutar acciones como root antepondremos el comando sudo a nuestra instrucción. Siempre se nos pedirá la contraseña, de modo que si vamos a pasar un rato trabajando como root en consola es más util iniciar sesión como root tecleando sencillamente:

su

Se nos pedirá la contraseña y no habrá que volver a teclearla durante la sesión.

Los comandos con los que vamos a estar familiarizados son:

  • su [nombreusuario]: cambia la sesión de consola al usuario especificado. Si no se especifica ninguno, como ya habeis comprobado, cambia a root.
  • sudo [órdenes]: (acrónimo de Super User DO) ejecuta como root los comandos que le siguen.
  • passwd [nombreusuario]: cambia la contraseña al usuario especificado.

Del mismo modo, si tenemos que hacer modificaciones en ciertos ficheros, quizás nos interese entrar al entorno gráfico directamente como root, para lo cual tenemos activar esta posibilidad en Sistema -> Administración -> Ventana de entrada. En la pestaña “Seguridad” seleccionamos Permitir acceso local al administrador del sistema. ¿Representa esto una vulnerabilidad? Cuando viene desactivado por defecto… por algo será, os garantizo que si tengo algún problema la desactivaré.

Etiquetas: , ,

He pasado el fin de semana poniendo al día el PC e instalando las aplicaciones que voy a utilizar para trabajar. En esencia, la cosa ha quedado así:

  • SO: Ubuntu 8.10. La instalación es sencillísima, sale del tirón, y detecta los drivers de todos los dispositivos, incluso les saca más partido que los drivers de fábrica para Windows Vista. Especialmente sencillo y potente con los drivers de NVidia.
  • Servidor web: XAMPP.
  • IDE: Aptana como plugin para Eclipse.

La verdad es que estoy como un niño con zapatos nuevos. El siguiente paso, quizás, es seguir este tutorial para instalar KDE en Ubuntu. Lo que me plantea muchas dudas y os lanzo la principal: ¿os gusta más Gnome o KDE?.

Etiquetas: , , , ,

(Explicado de una forma prolija aunque sencilla)

Un amigo, bastante implicado en asuntos de propiedad intelectual, me pasaba ayer el artículo Las 10 verdades del P2P que dice cultura que son mentira, publicado en El país hace unos días y que os recomiendo que leais antes de seguir con este post.

De entrada, diré que hay varias posturas que me parecen absolutamente erróneas y abusivas. Por un lado la de la SGAE, cuya presunción de culpabilidad hacia el internauta y el usuario general de dispositivos electrónicos esconde una actitud de sanguijuela que chupa la sangre del comprador mediante el celebérrimo canon (salvajada que padecí en cuantía desmesurada cuando me pasaron factura por el HP Pavilion con licencia de Windows Vista y en el que he instalado XAMPP y otras herramientas libres). Por otro lado la postura del internauta común y defensor a ultranza del “todo gratis” que amparado en unas leyes un tanto defectuosas (y que así nos quedemos o que el juez nos coja confesados) tiene una actitud de sanguijuela que chupa la sangre del artista. Pero al fin y al cabo ambos están el mis lado: el lado de los hombres, el lado del egoísmo, homo homini lupus, ya saben.

Hay también dos cosas aparentemente enfrentadas que me parecen geniales. La primera consiste en que un creador (novelista, músico, programador) pueda vivir de lo que crea, aunque creo que se da de una forma desproporcionadamente escasa, quizás porque, al menos en España, consumimos lo que mejor se nos vende sin capcidad de criterio: David Bisbal, Matilde Asensi, Windows Vista. (Y lo siento por muchos de vosotros, que caísteis como yo en la trampa, ya que estoy lo digo, pero el último disco de Amaral es meramente mediocre y El niño con el pijama de rayas es previsible, simplona y líricamente neutra a más no poder; y Microsoft es el coñazo padre del software, y Hotmail es incómodo, y Windows Live Messenger funciona nada más que regular). La segunda de aquellas cosas que me parecen sencillamente geniales es el concepto “free” que utilizamos en informática y que significa “libre”, no “gratis”. Pero esa máxima que dice que «compartir es mejorar» queda de sobra demostrada comparando cualquier proyecto de código abierto con otros de pago (y entiéndase pago de precios desorbitados).

Compartir es mejorar, sí, pero ese será el futuro siempre y cuando la mayoría de los hombres queramos que sea así, siempre que no se imponga esa avaricia miserable del ser humano, repito, homo homini lupus, y que los desarrolladores sepamos hacer llegar nuestros proyectos libres al usuario final. Debo decir,a demás, que este concepto es ampliable a las artes: sin Quijote no hay novela, sin El burlador de Tirso de Molina no hay Donjuanes ni tantas otras cosas, sin Truffaut no hay Jeunet, sin Beatles no hay nada. Es más, si el consumidor no tiene un acceso fácil al producto la cultura termina por desaparecer o por concentrarse en una élite. 25 € por una novedad bibliográfica es un abuso. 90 € por un videojuego es un abuso.

  • Aunque en la lucha antipiratería por parte de los editores hay ciertas contradicciones que nos hacen pensar que es sólo una pose:
  • El videojuego FIFA, por ejemplo, vende lo que vende gracias a la publicidad que supone la piratería (dato estudiado cuya fuente he olvidado y que tendréis considerar falso o digno de fe ciega).

Los discos que aparecen en las redes P2P antes de que se editen son filtrados directamente por la discográfica (los gremlins no existen).

Dicho esto, y teniendo en cuenta que hay una legislación vigente, mi postura claramente es compartir SÍ, piratería NO, encarecimiento de la cultura NO. Por lo que los diez puntos del artículo arriba citado, yo los veo así:

  1. Lo que está en Internet es gratis. Falso: Ambas posturas dicen lo mismo, aunque el antidecálogo lo hace como si el Ministerio dijera lo contrario. Lo cierto es que cada cual tiene derecho a decidir lo que cobra por su obra y el internauta el deber de pagarlo. No todo lo que está en Internet es gratis.
  2. Bajarse música o películas de Internet es legal. Verdadero: La descarga ilegal no es delito si no existe ánimo de lucro, lo que hay que tener claro es qué entiende la ley por ánimo de lucro. Por otro lado, si es un ilícito civil que por razones de privacidad de datos no se puede perseguir.
  3. Si no aparece el símbolo © en un contenido en Internet lo puedo utilizar. Falso: Hay que tener cuidado y buscar siempre la fuente original. Que un texto tenga copyleft o sencillamente no tenga copyright no significa que no haya sido plagiado.
  4. Es legal copiar o utilizar un contenido de Internet siempre que se cite al autor. Ni para uno ni para otro. La cita es legal, obviamente, la reproducción de fragmentos excesivamente grandes es plagio, además de innecesaria en una obra original. Que el canon sea injusto no significa que tengamos derecho a transgredir las leyes de propiedad intelectual: habrá que cambiar las leyes o retirar el canon. Pagar el canon no nos da derecho a hacer copias deliberadamente (de ahí lo injusto de pagar el canon).
  5. Cuando intercambio música y contenidos a través de programas peer to peer (P2P), no necesito autorización. Falso: Cultura acierta de nuevo y el antidecálogo tergiversa las cosas. Que enlazar a redes P2P no sea delito no signfica que su uso para distribuir sin autorización material con copyright sea legal.
  6. Los intercambios de archivos a través de las redes P2P son legales. Absolutamente verdadero: En este caso Cultura radicaliza. Las redes P2P -y por tanto su uso- son legales. Lo ilegal es compartir material sin autorización del autor. Pero son muy útiles, por ejemplo, para compartir software libre, trabajos propios, etc.
  7. Las redes P2P son seguras. Absolutamente verdadero. Basta un mínimo de sentido común para tener cuidado con lo que se baja y tener el equipo mínimamente securizado (antivirus, cortafuegos). Una red P2P no es más peligrosa que un servicio de correo electrónico.
  8. La industria cultural y los artistas ya ganan suficiente así que no perjudico a nadie si no pago. Falso. Efectivamente, la legislación vigente da a cualquiera el derecho de enriquecerse hasta llegar a límites repugnates. Que eso sea injusto e inmoral y que queramos tender hacia el reparto de la riqueza no nos da derecho al robo. Eso sí, es conveniente evitar mediante medidas legislativas que haya diferencias económicas tan grandes entre personas.
  9. Las descargas ilegales promocionan a los artistas y a los autores, que ven difundidos sus trabajos y se dan a conocer sin necesidad de la industria. Ni para uno ni para otro. Internet puede promocionar artistas, pero siempre y cuando el consumidor tenga inquietud por escuchar cosas nuevas, de no ser así neceista a un editor que le diga qué es lo que está de moda o qué no. De todas formas, si lo que se hace famoso en Internet es Artic Monkeys, mejor nos quedamos como estamos.
  10. El acceso a los productos culturales tiene que ser gratis y eso es lo que consiguen las redes P2P. Verdadero. Las redes P2P facilitan el intercambio de ficheros de forma gratuíta, o mejor dicho, pagando una conexión a Internet.

Resultado: Cultura 4 – Antidecálogo 4
Los dos suspensos 

Yo diría que la gente del Ministerio de Cultura a tendido a simplificarlo todo excesivamente, a dar poca información para intentar convencer e incluso en algún caso amedrentar al usuario medio para que no use redes P2P, como si las redes P2P en sí fueran los delincuentes -en cuyo caso, siguiendo ese razonamiento, deberíamos prohibir el uso del coche para evitar los accidentes tráfico-.

Pero el antidecálogo tampoco tiene un buen razonamieto. Intenta defender la legitimidad de la piratería, cuando es claramente una práctica ilegal.

No creo que se trate sencillamente de legalizar algo o de perseguirlo, y no creo que haya que cambiar el modelo de negocio de una industria en concreto, sino remodelar la forma en que se distribuye la cultura para hacerla totalmente accesible -remodelaciones del sistema macroeconómico aparte-. Pero todo pasa, creo, por conseguir que la mayoría de la gente tenga criterio ante algo.

Posts Más Vistos

del.icio.us

Top Clicks

  • Ninguna

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930