Web y desarrollo

Archive for the ‘Internet’ Category

Ya sé que este blog es joven, pero se muda de wordpress, se va con unas intenciones no muy precisas a Web y Desarrollo en Blogger, y allí seguirá su andadura siempre irregular.

Anuncios

Descubro hoy el blog de Churba y Portillo, que esta mañana publicaba un interesante artículo: ¿Cuánto nos cuesta Internet Explorer?. En este artículo se hace una interesante estimación (no numérica) de la cantidad de tiempo y por lo tanto de dinero que un desarrollador web debe invertir en que sus trabajos, aún siendo realizados con todo el cuidado para cumplir los estándares, sean visibles en Internet Explorer, hasta ahora el navegador más popular de la red con mucha diferencia (acumula casi el 70% del mercado).

Esta popularidad es consecuencia de su distribución con Windows, en ningún caso se debe a una mayor sencillez, velocidad o seguridad con respecto a otros navegadores. Por fortuna, esto se está haciendo notar. Llevamos mucho tiempo predicando el uso de otro tipo de navegadores (principalmente Firefox) y yo personalmente, a los usuarios profanos y con pocas ganas de aprender el uso sencillo de Firefox, les recomiendo usar Chrome. Poco a poco el usuario de a pie descubre las ventajas de otros navegadores, y hoy 20minutos publicaba la noticia de que Internet Explorer ha perdido un 7% de usuarios, aunque sigue siendo usado por un 67% del mercado.

Eso significa que aproximadamente dos de cada tres persona utilizan Internet Explorer. Si tú eres una de esas personas, deja un comentario aquí explicando por qué no usas otro navegador.

(Explicado de una forma prolija aunque sencilla)

Un amigo, bastante implicado en asuntos de propiedad intelectual, me pasaba ayer el artículo Las 10 verdades del P2P que dice cultura que son mentira, publicado en El país hace unos días y que os recomiendo que leais antes de seguir con este post.

De entrada, diré que hay varias posturas que me parecen absolutamente erróneas y abusivas. Por un lado la de la SGAE, cuya presunción de culpabilidad hacia el internauta y el usuario general de dispositivos electrónicos esconde una actitud de sanguijuela que chupa la sangre del comprador mediante el celebérrimo canon (salvajada que padecí en cuantía desmesurada cuando me pasaron factura por el HP Pavilion con licencia de Windows Vista y en el que he instalado XAMPP y otras herramientas libres). Por otro lado la postura del internauta común y defensor a ultranza del “todo gratis” que amparado en unas leyes un tanto defectuosas (y que así nos quedemos o que el juez nos coja confesados) tiene una actitud de sanguijuela que chupa la sangre del artista. Pero al fin y al cabo ambos están el mis lado: el lado de los hombres, el lado del egoísmo, homo homini lupus, ya saben.

Hay también dos cosas aparentemente enfrentadas que me parecen geniales. La primera consiste en que un creador (novelista, músico, programador) pueda vivir de lo que crea, aunque creo que se da de una forma desproporcionadamente escasa, quizás porque, al menos en España, consumimos lo que mejor se nos vende sin capcidad de criterio: David Bisbal, Matilde Asensi, Windows Vista. (Y lo siento por muchos de vosotros, que caísteis como yo en la trampa, ya que estoy lo digo, pero el último disco de Amaral es meramente mediocre y El niño con el pijama de rayas es previsible, simplona y líricamente neutra a más no poder; y Microsoft es el coñazo padre del software, y Hotmail es incómodo, y Windows Live Messenger funciona nada más que regular). La segunda de aquellas cosas que me parecen sencillamente geniales es el concepto “free” que utilizamos en informática y que significa “libre”, no “gratis”. Pero esa máxima que dice que «compartir es mejorar» queda de sobra demostrada comparando cualquier proyecto de código abierto con otros de pago (y entiéndase pago de precios desorbitados).

Compartir es mejorar, sí, pero ese será el futuro siempre y cuando la mayoría de los hombres queramos que sea así, siempre que no se imponga esa avaricia miserable del ser humano, repito, homo homini lupus, y que los desarrolladores sepamos hacer llegar nuestros proyectos libres al usuario final. Debo decir,a demás, que este concepto es ampliable a las artes: sin Quijote no hay novela, sin El burlador de Tirso de Molina no hay Donjuanes ni tantas otras cosas, sin Truffaut no hay Jeunet, sin Beatles no hay nada. Es más, si el consumidor no tiene un acceso fácil al producto la cultura termina por desaparecer o por concentrarse en una élite. 25 € por una novedad bibliográfica es un abuso. 90 € por un videojuego es un abuso.

  • Aunque en la lucha antipiratería por parte de los editores hay ciertas contradicciones que nos hacen pensar que es sólo una pose:
  • El videojuego FIFA, por ejemplo, vende lo que vende gracias a la publicidad que supone la piratería (dato estudiado cuya fuente he olvidado y que tendréis considerar falso o digno de fe ciega).

Los discos que aparecen en las redes P2P antes de que se editen son filtrados directamente por la discográfica (los gremlins no existen).

Dicho esto, y teniendo en cuenta que hay una legislación vigente, mi postura claramente es compartir SÍ, piratería NO, encarecimiento de la cultura NO. Por lo que los diez puntos del artículo arriba citado, yo los veo así:

  1. Lo que está en Internet es gratis. Falso: Ambas posturas dicen lo mismo, aunque el antidecálogo lo hace como si el Ministerio dijera lo contrario. Lo cierto es que cada cual tiene derecho a decidir lo que cobra por su obra y el internauta el deber de pagarlo. No todo lo que está en Internet es gratis.
  2. Bajarse música o películas de Internet es legal. Verdadero: La descarga ilegal no es delito si no existe ánimo de lucro, lo que hay que tener claro es qué entiende la ley por ánimo de lucro. Por otro lado, si es un ilícito civil que por razones de privacidad de datos no se puede perseguir.
  3. Si no aparece el símbolo © en un contenido en Internet lo puedo utilizar. Falso: Hay que tener cuidado y buscar siempre la fuente original. Que un texto tenga copyleft o sencillamente no tenga copyright no significa que no haya sido plagiado.
  4. Es legal copiar o utilizar un contenido de Internet siempre que se cite al autor. Ni para uno ni para otro. La cita es legal, obviamente, la reproducción de fragmentos excesivamente grandes es plagio, además de innecesaria en una obra original. Que el canon sea injusto no significa que tengamos derecho a transgredir las leyes de propiedad intelectual: habrá que cambiar las leyes o retirar el canon. Pagar el canon no nos da derecho a hacer copias deliberadamente (de ahí lo injusto de pagar el canon).
  5. Cuando intercambio música y contenidos a través de programas peer to peer (P2P), no necesito autorización. Falso: Cultura acierta de nuevo y el antidecálogo tergiversa las cosas. Que enlazar a redes P2P no sea delito no signfica que su uso para distribuir sin autorización material con copyright sea legal.
  6. Los intercambios de archivos a través de las redes P2P son legales. Absolutamente verdadero: En este caso Cultura radicaliza. Las redes P2P -y por tanto su uso- son legales. Lo ilegal es compartir material sin autorización del autor. Pero son muy útiles, por ejemplo, para compartir software libre, trabajos propios, etc.
  7. Las redes P2P son seguras. Absolutamente verdadero. Basta un mínimo de sentido común para tener cuidado con lo que se baja y tener el equipo mínimamente securizado (antivirus, cortafuegos). Una red P2P no es más peligrosa que un servicio de correo electrónico.
  8. La industria cultural y los artistas ya ganan suficiente así que no perjudico a nadie si no pago. Falso. Efectivamente, la legislación vigente da a cualquiera el derecho de enriquecerse hasta llegar a límites repugnates. Que eso sea injusto e inmoral y que queramos tender hacia el reparto de la riqueza no nos da derecho al robo. Eso sí, es conveniente evitar mediante medidas legislativas que haya diferencias económicas tan grandes entre personas.
  9. Las descargas ilegales promocionan a los artistas y a los autores, que ven difundidos sus trabajos y se dan a conocer sin necesidad de la industria. Ni para uno ni para otro. Internet puede promocionar artistas, pero siempre y cuando el consumidor tenga inquietud por escuchar cosas nuevas, de no ser así neceista a un editor que le diga qué es lo que está de moda o qué no. De todas formas, si lo que se hace famoso en Internet es Artic Monkeys, mejor nos quedamos como estamos.
  10. El acceso a los productos culturales tiene que ser gratis y eso es lo que consiguen las redes P2P. Verdadero. Las redes P2P facilitan el intercambio de ficheros de forma gratuíta, o mejor dicho, pagando una conexión a Internet.

Resultado: Cultura 4 – Antidecálogo 4
Los dos suspensos 

Yo diría que la gente del Ministerio de Cultura a tendido a simplificarlo todo excesivamente, a dar poca información para intentar convencer e incluso en algún caso amedrentar al usuario medio para que no use redes P2P, como si las redes P2P en sí fueran los delincuentes -en cuyo caso, siguiendo ese razonamiento, deberíamos prohibir el uso del coche para evitar los accidentes tráfico-.

Pero el antidecálogo tampoco tiene un buen razonamieto. Intenta defender la legitimidad de la piratería, cuando es claramente una práctica ilegal.

No creo que se trate sencillamente de legalizar algo o de perseguirlo, y no creo que haya que cambiar el modelo de negocio de una industria en concreto, sino remodelar la forma en que se distribuye la cultura para hacerla totalmente accesible -remodelaciones del sistema macroeconómico aparte-. Pero todo pasa, creo, por conseguir que la mayoría de la gente tenga criterio ante algo.

Atravesando como estamos una etapa febril de web 2.0, en la Red podemos encontrar ya bastantes textos que nos hablan de web 3.0 e incluso 4.0, y es normal, porque los supestos gurúes de la red dicen que la web 3.0 nos alcanzará en la próxima dédaca (y eso empieza dentro de poco más de un año, señores, que el tiempo pasa volando).

¿Pero qué es todo esto de la web x.0? Este gráfico que unblogmas comparte en su cuenta de flikr lo explica de maravilla:

Evolución de la web (via unblogmas)

Evolución de la web (vía unblogmas)

Y este video que encuentro vía The Inquirer es mucho más intuitivo:

Pero, en resumen, la evolución de la web se resume en esencia en algo así:

  • 1.0 – El pasado (1990 – 2000). La web en la que un desarrollador podía publicar contenidos en Internet. Cuando la Red creció demasiado se hizo necesario el desarrollo de buscadores (¿lo llamamos web 1.5?) para cribar información y acceder en décimas de segundo a lo que estamos buscando. Éste sistema es defectuoso por razones que explicaré más adelante.
  • 2.0 – El presente (2001 – 2010). La web evoluciona incorporando tecnologías que mejoran la experiencia del usuario como AJAX, que sobre todo pretende abstraer al navegante de los tiempos de carga de las páginas, se tienen más en cuenta los estándares W3C y los diseños se basan CSS que, manipulados con JavaScript consiguen efectos visuales más atractivos. Se liberan infinidad de CMS’s y se facilitan alojamientos gratuitos para crear blogs, portales, redes, etc. con contenidos fácilmente editables mediante un gestor (véase WordPress, Joomla, elgg…). En definitiva: el usuario se convierte también en editor. En los procesos de búsqueda empiezan a cobrar bastante relevancia, merecida, sitios como digg.com.
  • 3.0 – El futuro inmediato (2011 – 2020). Se pretende desarrollar (por fin) la web semántica. Es decir: los buscadores utilizan mapas semánticos y redes significados para romper cierta barrera entre lo que el usuario que busca quiere decir y lo que el buscador encuentra. El problema es que en el momento en el que tecleamos unas cuantas palabras en un buscador estas dejan de ser palabras para convertirse en meras letras sin significado (y un significante sin significado es algo cojo). El problema radica en que una máquina (o cualquier artefacto no inteligente), que se comunica con un lenguaje estructurado y basado totalmente en operaciones aritmeticológicas no podrá nunca entender un lenguaje natural (esa es la gran barrera hacia la inteligencia artificial. De modo que la Web 3.0, hoy por hoy, es sencillamente una paradoja, aunque quizás pueda simularse con resultados más o menos óptimos.
    A esto habría que añadir la recopilación de datos de los usuarios (que ya se lleva a cabo mediante muchos sistemas) para cambiar los resultados de una búsqueda, seleccionar la publicidad, etc.
  • 4.0 – El futuro lejano (???? – ????). Lo que se ha reservado para la Web 4.0 es algo que veo muchísimo más cercano que la web semántica: el WebOS, es decir, el sistema operativo basado en la web, cosa que no sé muy bien cómo está planteada, pero que es, hoy día, imprescindible: se trata de que cualquier usuario o empresa acceda a sus datos y a sus aplicaciones a tavés de la web, es decir, desde cualquier lugar del mundo donde haya una conexión a Internet. Con eso solventamos un problema muy común en la PyME que ejemplifico: de tres ordenadores que tenemos en la oficina sólo uno tiene aquel viejo programa de contabilidad que no puede compartir datos con los demás ordenadores, y peor aún, no el usuario no sabe cómo hacer operaciones de mantenimiento.

Creo que de todos estos cambios lo más interesante para el navegante es el acercamiento a la web semántica. Sin duda el sistema de búsquedas que utilizamos ahora (llámese Google, llámese Yahoo) funciona mal. ¿Cómo puede un motor de búsqueda encontrar un texto literario? ¿Cómo puede relacionar expresiones y textos que en definitiva son ideas si los programas informáticos no pueden pensar? Sin duda, el protagonismo que tendrán los lingüístas en el futuro de la red será similar al de los desarrolladores.


Posts Más Vistos

del.icio.us

Top Clicks

  • Ninguna

Calendario

septiembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930